header

El Parkinson es una enfermedad sin cura actualmente, pero los beneficios obtenidos mediante la cirugía son claros: logra un retroceso del padecimiento logrando mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes, se producen mejoras en el movimiento, así como una disminución en la rigidez y los temblores de los pacientes.

También permite reducir la medicación, lo que evita los efectos secundarios de tipo psiquiátrico de los medicamentos.

El primer paso consiste en realizar imágenes de resonancia magnética cerebral.  La resonancia magnética ayuda a calcular el área donde se insertarán los electrodos estimuladores. Se hace una pequeña incisión en el cuero cabelludo y se crea una abertura de 1 cm en el cráneo (estereotáctica) en donde se inserta una guía que permite encontrar el área precisa para colocar los estimuladores eléctricos.

Procedimientos